lunes, 5 de marzo de 2012

Impedimento

Últimamente parece que todo lo que tengo alrededor son cambios y comienzos que cuesta mucho llevar a cabo, los cuales se entrelazan con historias que se encuentran comenzadas pero inacabadas.


Y bueno, si vemos la situación actual en la que nos encontramos la verdad es que no ayuda ni acompaña a querer realizar propósitos ni ningún tipo de emprendimiento. Ni buscar empleo, ni abrir ninguna tienda, ni ponerse a gastar, ni siquiera querer enamorarse...


Porque parece que todo vaya a acabar mal, que todo se vaya a desvanecer como la niebla. Y es que a veces el contexto te para tanto que te inmoviliza hasta el punto de no querer avanzar. 


En mi caso particular ha sido el futuro próximo el que ha hecho que estuviese tiempo para sin querer andar, ni tirar para adelante, pero hoy me he dado cuenta de que eso no puede ser. Que no tenemos que para por cualquier impedimento que nos pueda surgir en el camino. No tenemos que temer al enfrentarnos a algo y perder, ni a ese futuro por muy negro que pueda parecer. 


Porque como bien dijo alguien alguna vez, el pasado queda atrás, el futuro estará por venir y lo único que tienes para vivir es este momento, el ahora. 




jueves, 1 de marzo de 2012

Los comienzos

¡Qué difícil se me hace siempre comenzar!

Yo misma me siento ahora mismo súper atascada con este blog así como otras cosas que se presentan en mi vida. Y es que todo el mundo ha tenido que comenzar algo alguna vez, por eso mismo sabréis de qué os estoy hablando y de lo complicado que se vuelve todo cuando ocurren cambios. 

Esos propósitos que siempre nos ponemos cada principio de año o incluso a mitad y que luego siempre nos los volvemos a encontrar al año siguiente. Pero confiar, porque llegará el día en que por fin podáis borrar ese hecho de la lista y sentiros bien por haber comenzado. 

Y ya sé, que los comienzos siempre cuestan, algunos más que otros, pero luego es muy grata la recompensa que se lleva uno mismo al realizarlo. Por eso, os animo a que nunca dejéis de comenzar algo por miedo o simplemente por vagancia.