martes, 22 de octubre de 2013

La naturaleza viva


Adentrarse en las profundidades andinas y descubrir la naturaleza a nuestro alrededor. Insospechadas cascadas hacían su caída en los recovecos más profundos de la montaña.



Entonces llegamos a un pueblecito amazónico y descubrimos a unos habitantes bien graciosos que andaban sueltos por las calles y que si te descuidabas te quitaban hasta los zapatos. 



Y seguimos adentrándonos en la selva para llegar a este maravilloso hotel donde nos esperaban más habitantes simpáticos que más adelante, ya con confianza, intentarían robarnos la comida. 





Un paseo por el Napo lleno de aventuras y especies protegidas hicieron el día inolvidable. Un día qué recordaremos por las vivencias excepcionales que vivimos y por lo que vimos...



5 comentarios:

  1. Qué fotos más bonitas Ele!! Qué monos más "monos" jajajaja aunque sabiendo tu anécdota de que se tomaron tu desayuno ya no me caen tan bien...

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja los monos esos son muy malos! No me gustan nada!
    Por cierto! Acabo de descubrir tu blog gracias a tu comentario en el de ''No me vendas la moto'' porque he visto que eras de Alicante y me ha hecho mucha ilusión porque yo también lo soy :)
    Te sigo desde ya guapa!

    besitos!
    Naiivet

    ResponderEliminar
  3. Impresionante, ¡menudo paraiso!
    Un besote

    ResponderEliminar
  4. Oh ! que fotos mas hermosas!! me encantaron jaja

    ResponderEliminar
  5. qué fotos más bonitas y qué monos más listos, jaja!

    besitos

    ResponderEliminar